¿Cómo incentivar el lenguaje del bebé?

Después de nacer, el primer medio de comunicación que tiene el bebé es el llanto, con el tiempo a éste se le van sumando los balbuceos, sonrisas y gestos que ocurren entre los tres y los cuatro meses de edad, así hasta llegar a la comunicación verbal.

Como bien sabemos, los pequeños imitan principalmente a sus padres, a esto se le conoce como lenguaje por imitación, esto sucede entre los seis y los ocho meses de edad cuando el pequeño comienza a reproducir monosílabos. Al cumplir el año de edad los niños comienzan a ser capaces de decir sus primeras palabras.

Existen una serie de aspectos que debemos potenciar para que el niño adquiera el lenguaje. Debemos recordar que cada niño es diferente y su proceso puede variar, pero es muy importante estimular el lenguaje del bebé. Aquí te dejamos algunos consejos para ayudar a tu pequeño en este gran proceso:

  • Utilizar palabras cortas como “toma”, “sal”, “come”, “ven” y utiliza casi siempre las mismas, de manera clara y con una buena entonación, después puedes aumentar el número de palabras para incrementar su vocabulario.
  • Pon música con ritmo marcado y versos repetitivos, es un gran juego, puedes cantar con él para que se sienta apoyado.
  • Puedes leerle cuentos sencillos y en el proceso dejar que él termine algunas palabras, así las aprenderá más rápido y sentirá tu apoyo.
  • Hazle preguntas que le permitan elegir múltiples respuestas, y que no se cierren a un sí o un no.
  • Incítalo a pedir las cosas verbalmente y no sólo con gestos.
  • Realicen actividades que ayuden a su psicomotricidad  como pintar, dibujar, tocar el agua, etc. Esto lo ayudará a comunicarse socialmente.

Es importante que cuando tu pequeño diga o pronuncie mal una palabra tú lo corrijas enseñándole la forma correcta y en un tono real, no infantil, de lo contrario tardará más en comprender cómo se pronuncia correctamente. Si notas que tu pequeño tiene dificultades para comunicarse llévalo con el especialista, para descubrir cuál es la mejor manera de apoyarlo.

También te puede interesar: Beneficios de los masajes en los bebés.

Los primeros dientes del bebé

Cada niño es diferente y la forma de actuar ante cualquier etapa siempre va a variar. Cuando llega el momento de que le salgan los dientes al bebé, puede ser que le cause mucha molestia o incluso puede pasar casi desapercibido.

Lo más común es que los primeros dientes del bebé comiencen a brotar entre los 3 y los 6 meses de edad, aunque también pueden aparecer hasta los 12 o 14 meses.

Tú notarás si a tu bebé le está molestando el dolor de encías y es importante atenderlo ya que podría llegar a necesitar analgésicos. El dolor que se presenta al aparecer los dientes se manifiesta con pulsos, se extiende por la mandíbula hasta el oído y se incrementa si está acostado. Por esta situación, la posición vertical ayudará a aliviar ese dolor.

Recuerda que a menor ritmo, menos pulso y menos dolor, por ello debemos intentar calmarlo, puedes abrazarlo cerca de tu corazón para que escuche los latidos y así se tranquilice. Otra cosa que funciona muy bien son los chupones, el hecho de morderlos lo ayuda a liberar tensión, puedes remojarlos en agua de sabor para ofrecer otra experiencia.

Si el médico le llega a recetar analgésico no olvides dárselo a las horas que le corresponda, de lo contrario el dolor aparecerá.

Puede ser una etapa complicada, pero recuerda que tú transmites las emociones a tu hijo y si te estresas o angustias tu hijo se va a sentir igual. Lo mejor es apoyarlo y siempre estar en busca de las mejores opciones para tu bebé.

Lee también: Las uñas del bebé.

Para qué sirve la mamografía

El cáncer de mama es una enfermedad preocupante diagnosticada alrededor de 22,000 mujeres cada año.

Este cáncer es un tumor maligno que se producen en las células del seno. Los tejidos mamarios están conectados con un grupo de ganglios linfáticos, localizados en la axila. Estos ganglios son claves para el diagnóstico del cáncer de mama, puesto que las células cancerosas se extienden a otras zonas del organismo a través del sistema linfático.

La mejor forma de combatir este tipo de cáncer es prevenirlo, por ello es sumamente importante realizar mamografías periódicamente.

Para qué sirve la mamografía

Una mamografía es una radiografía de las mamas que se utiliza para encontrar cáncer y tumores mamarios.

Cuando acudas a realizarte una mamografía se te pedirá que te desvistas de la cintura para arriba y deberás colocarte una bata hospitalaria. Posteriormente se te pedirá que coloques una mama a la vez sobre una superficie plana que contiene la placa de rayos X. Luego, un dispositivo denominado compresor presiona firmemente contra la mama para ayudar a aplanar el tejido mamario. Se tomarán radiografías o placas de rayos X desde distintos ángulos. Pueden solicitarte regresar en fechas posteriores para tomar más imágenes mamográficas.

Actualmente existe la mamografía digital, que permite que la imagen de rayos X sea visualizada y manipulada en una pantalla de computadora, es un gran avance tecnológico que permite una mejora en la precisión, sin embargo no se encuentra disponible en todos lados.

Lee también ¿Cuánto subes de peso en el embarazo?

Tips para cortar las uñas del bebé

A pesar de que son muy delicadas, las uñas del bebé también pueden ser un riesgo ya que puede haber cortes, arañazos y lesiones cutáneas.

Toma en cuenta los siguientes tips para cortar las uñas del bebé:

El mejor momento para cortar las uñas a tu pequeño es después del baño para que estén un poco blandas y que él se sienta tranquilo y feliz, recuerda siempre utilizar unas tijeras o cortauñas especiales para bebé, sus deditos son muy pequeños y necesitan cuidado especial.
Después de darle un baño, las uñas suelen estar más blandas, por lo que es un buen momento para cortarlas, también después de darle un masaje relajante, ya que estará en un estado pasivo.

Cuando el bebé es muy pequeño todavía dormirá mucho, y es en esos momentos que puedes aprovechar para cortar sus uñitas. Cuando tu hijo sea un poco mayor, puede que le ocasione miedo que le cortes las uñas, es algo completamente normal, pero puedes distraerlo con juegos y haciéndolo con calma.

Con práctica se volverá algo muy sencillo y común.

Encuentra también consejos para el cuidado del Ombligo del bebé.

Tips para cuidar el ombligo del bebé

Después de nacer, el ombligo del bebé se cae solo, lo normal es que esto suceda dentro de los 15 días posteriores al nacimiento, durante ese periodo de tiempo hay que curarlo y mantener una higiene adecuada para que seque correctamente.

Considera los siguientes tips para cuidar el ombligo del bebé:

Debe enjuagarse únicamente una vez al día con agua y jabón, después del baño se coloca un poco de alcohol, posteriormente debe mantenerse seco y limpio, de lo contrario puede llegar a infectarse.

¿Sospechas que puede estar infectado? Fíjate en estas características: aparición de líquido alrededor del ombligo, que la zona esté más húmeda que de costumbre, cambio de color a tono rojizo, aparición de granitos y fiebre, cualquiera de estas características es un indicador de una posible infección.

Consulta inmediatamente al pediatra y mientras tanto sigue limpiando la zona con alcohol más veces al día para destruir posibles gérmenes que se encuentren en esa zona. Procura mantener su pañal por debajo del cordón umbilical para evitar la humedad, así ayudarás a una pronta cicatrización.

Lee también Los beneficios de los masajes en los bebés.