El cabello durante y después del embarazo

El cabello durante y después del embarazo sufre ciertos cambios, en el embarazo se presentan alteraciones en la cantidad, estado y docilidad, el elevado nivel de hormonas modifica su ciclo habitual de crecimiento y pérdida. En un inicio el cabello luce más brillante, más fuerte y crece más que antes de la gestación. Es común que el cabello de la madre se caiga después del parto, incluso el cabello seco tiende a volverse más seco debido al aumento de los niveles de progesterona, esto hace que el cabello esté más propenso a resquebrajarse y romperse, principalmente en los últimos meses del embarazo. La presencia de hormonas placentarias pueden empeorar el aspecto del cabello, engrasarlo y debilitarlo o bien mejorarlo y fortalecerlo, esto varía en cada mujer y cada fase de la gestación.

La caída es menor a los 9 meses posteriores al parto, pero puede durar hasta dos años, debido al estrés, pérdida de sangre durante el alumbramiento y por presencia de prolactina (hormona) durante la lactancia. El cabello vuelve a la normalidad después de que el bebé haya nacido, no debes preocuparte.

Te recomendamos no cepillar demasiado el cabello, utilizar un champú suave, evitar usar productos químicos como los tintes ya que podrías tener una reacción diferente cuando estas embarazada, lleva una dieta sana, evita usar secadores y planchas de pelo, procura no hacer peinados que aprieten o tensen tu cabello. Recuerda que la vitamina B ayuda a mantener la salud del cabello.

Si pasa más de medio año desde el parto y tu cabello no vuelve a ser como antes, es recomendable que visites a tu médico para que te ayude a solucionar el problema.

¿Cómo estimular el gateo del bebé?

¡Hola mamitas!

¡Que alegría estar de nuevo escribiendo para ustedes!

Últimamente he notado que hay muchas mamás preocupadas, que nos escriben porque sus bebés no gatean a la edad en la que creemos debería ser la correcta.

Y aunque es importante recordar que tooodos los bebés son individuos con una historia y desarrollo particulares, y es normal que crezcan a ritmos diferentes, nunca está de más dedicar momentos exclusivos para tu bebé. Momentos que sean aprovechados para convivir con él o ella, conocerl@ e incluso estimularlo para un mejor desarrollo motriz y psico-social.

No necesitamos acudir a esos cursos caros para poder brindarle lo mejor a nuestros bebés. Basta con nuestra presencia. Por eso aquí te presento una rutina súper fácil para estimular el gateo de tu bebé, realízala constantemente y pronto obtendrás bellos resultados que te derretirán de orgullo.

Cuando Dani era bebé, procuraba hacer este tipo de actividades con él una vez al día. Pues aparte de los beneficios que te mencioné antes, podemos fortalecer nuestros vínculos emocionales con ellos. Las mamás, generalmente afianzamos estos lazos con el bebé cuando lo alimentamos, por eso estas rutinas pueden ser perfectas para ser realizadas por los papás, aunque la mamá no debe quedarse atrás.

¡EMPECEMOS!

Lo primero que debes hacer para comenzar esta rutina, y en general todas las de este tipo, es elegir el momento adecuado. Debe ser un momento en el que tu bebé esté de buen humor, descansado, sin hambre, sin sueño y por supuesto con el pañal limpio. A algunos bebés les encanta tener esta atención después de un rico baño, pero por otro lado hay quienes al terminar de bañarse lo único que quieren es dormir. Es cuestión de que conozcas a tu bebé e identifiques el momento del día en el que se siente más a gusto.

Lo mismo aplica para ti o para la persona que vaya a dirigir al bebé. Debe ser un momento en el que los pendientes no sean una prioridad, ni que tengas distracciones de ningún tipo. Así que por un rato, olvídate del celular.

La música debe ser tu mejor aliada. Prepara un playlist que les permita hacer los ejercicios de forma tranquila, suave y armoniosa.

PRIMERO LO PRIMERO

Para lograr que tu bebé empiece a gatear  es necesario que ya sepa ponerse boca abajo y sea capaz de levantar su cabecita. Si tu bebé ya puede hacerlo sin ayuda, ve al siguiente paso. De lo contrario nuestra primer misión es lograr que tu bebé lo haga.

Recuesta a tu bebé boca abajo y dobla sus rodillas hasta que toquen su abdomen. Con la yema de tus dedos toca firmemente los músculos de su espalda alrededor de su columna y baja suavemente. Haz de 5 a 10 repeticiones por día, empezando en el cuello y terminando en su cadera.

Otro ejercicio para ayudarlo a levantar la cabecita es recostarlo boca abajo y llamar su atención con algún juguete u objeto de color llamativo, de preferencia con sonido, alentándolo a mirar el objeto. Es muy importante la estimulación verbal, por eso no dejes de echarle porras a tu bebé. En este ejercicio puedes optar por poner una suave frazada o almohada bajo su pecho y hombros, para facilitar que el bebé mire el objeto.

Si has hecho los ejercicios anteriores y sigue siendo difícil para tu bebé, recuéstate en un ángulo de 135° y recárgalo boca abajo sobre tu pecho. Estimúlalo hablándole, cantándole y haciendo gestos graciosos.

Recuerda que si tu bebé aún no sostiene por sí mismo su cabeza, con estos ejercicios lo logrará poco a poco, pero no de la noche a la mañana. Tomará un tiempo para que pueda hacerlo y entonces sí, ¡misión cumplida! nos vamos al siguiente paso.

¡A GATEAR SE HA DICHO!

Una vez que tu bebé ya es capaz de levantar su cabecita sin ayuda, motívalo a que comience a arrastrarse. Al igual que en la etapa anterior, coloca frente a él o ella un objeto que llame su atención y apoya tu mano sobre la planta de sus pies alternándolos. Al sentir tu mano tu bebé se irá impulsando. No olvides que las porras son muy importantes.

Siendo constantes verás cómo tu bebé comienza a desplazarse. Puedes ayudarlo levantando un poco su cadera para que comience a doblar las piernas y logre empujarse.

Otra opción, cuando ya aprendió a arrastrarse, es sostenerlo desde su abdomen con una frazada suave para que comience a sentir el movimiento del gateo. Conforme vaya teniendo más fuerza para sostenerse, sostenlo menos y así logrará gatear por su propia cuenta.

No se recomienda el uso de andaderas, pues entorpecen esta etapa que es muy importante para el desarrollo motriz. Puedes hacer su aprendizaje más cómodo con el Kit de Gateo que Baby Mink tiene para tu bebé.

También es importante mencionar, que algunos bebés se saltan esta etapa. Pues estando sentados comienzan a  caminar como cangrejitos, sosteniéndose con sus pompitas y manos, de ahí comienzan a levantarse sosteniéndose de un objeto y después logran caminar.

No olvides compartirnos en los comentarios el progreso de tu bebé. Será muy bonito ser parte de sus logros y compartir nuestras experiencias para aconsejarnos mutuamente.

Y sigue al pendiente de nuestras próximas entradas. En la nota anterior, hicimos un Chismógrafo de mamás, ¿ya nos enviaste tus respuestas? 😃

Gracias por leerme, hasta la próxima.

Con cariño, Diana.

gatear

Dale clic a la infografía y solicita tu Kit Gateo.

Las manitas del bebé: su primer juguete

Conforme va creciendo, el bebé empieza a descubrir espacios, juguetes, situaciones diferentes y muchas cosas más, como las partes de su cuerpo, las manitas del bebé representan un papel muy importante en su desarrollo, más o menos a los 3 meses de edad el pequeñito comienza a descubrir sus manitas.

Esto demuestra cómo el bebé empieza a ser más consciente de sí mismo. Esto ocurre por contacto: las unta, las separa, tira de ellas, el bebé es capaz de percibir los detalles más pequeños, y puede enfocar casi a cualquier distancia.

Cuando el bebé sujeta algún juguete, lo explora, lo analiza y poco a poco descubre que son sus manos las que lo permiten sostenerlo, así es como el bebé centra su atención en ellas. Para este momento el bebé tiene mucho más control sobre sus propios movimientos, principalmente  en la cabeza y en los brazos.

Después de este grandioso descubrimiento el bebé comienza a desarrollar su coordinación óculo-manual, que es un trabajo organizado entre la visión, el tacto y el movimiento. Todo esto favorece al desarrollo de su inteligencia y a generar más seguridad en sí mismo. Algunos bebés aprenderán a dirigir su mano a la boca para chuparse un dedo o el puño. Después descubrirán su utilidad para manipular su entorno.

Puedes ayudar a tu bebé a mejorar todo este aprendizaje dejando a su alcance juguetes que pueda sostener bien con sus manos y así podrá observarlos mejor, puedes proporcionarle objetos no peligrosos a diferentes alturas, para que así empiece a calcular distancias a las que tiene que llevar sus brazos para cogerlos. Con el tiempo te darás cuenta de su evolución y te sentirás contenta y orgullosa.

50 cosas sobre mi maternidad ¡Chismógrafo de mamás!

¡Hola Mamás!

Me da mucho gusto notar que ya nos dejan más comentarios en nuestras entradas, de verdad, gracias por ser parte de este espacio y recuerden mandarnos todas sus sugerencias para poder hacerlo crecer.

En esta entrada, he pensado que sería bueno conocernos más. Se me ocurrió que una manera para hacerlo divertido sería con un chismógrafo, como los que solíamos hacer en la secu, ¿a poco no?

Así que aquí les van 50 cosas sobre mi maternidad, no olviden escribir de vuelta las suyas, sólo debes copiar y pegar en un comentario abajo. Imagínate cuando leas tus respuestas en unos años, la gran cantidad de momentos y detalles que podrás recordar. 😉

(Al final, hay dos números opcionales por si gustas incluir al papá de tu bebé).

EN MI EMBARAZO

  1. Lugar donde me hice la prueba de embarazo: En el baño de mi casa.
  2. Primer persona a la que le platiqué de mi embarazo: Alan (el papá de mi bebé) y después a mi hermano.
  3. Antojo más frecuente: Tamales, calditos con verduras y queso estilo oaxaca.
  4. Ascos: El olor a uva, el queso Philadelphia y el olor de Alan, jeje, bueno, su loción.
  5. Para elegir el nombre de mi bebé me inspiré en: Mis padrinos, que ya habían fallecido.
  6. Mi duda/miedo más grande en el embarazo: No resistir a los dolores de parto.
  7. Mi ilusión más grande: Ver a mi familia unida y por supuesto conocer la carita de mi hijo.
  8. Mi mejor recuerdo: Una vez estaba recostada platicando con mi bebé, le hice un par de preguntas, tipo ¿me amas bebé?, ¿estás a gusto ahí dentro? ¡Y respondía! Como dando pataditas, algo como un golpe significa sí, dos significa no, jejeje. Yo sólo veía como se levantaba mi panza, quedé maravillada.
  9. My Baby Shower me lo organizó: Tuve dos. El primero me lo organizaron unos amigos de la Universidad, junto con otra amiga que también estaba embarazada. El segundo me lo organizaron mi tía y mi mejor amiga.
  10. Mi momento más complicado en el embarazo: Cuando Alan y yo teníamos discusiones. 😔

NACIMIENTO DE MI BEBÉ

  1. Mi hijo nació de 38  semanas de gestación.
  2. Parto o cesárea: Cesárea no programada. 😔
  3. Peso y talla al nacer: 3,370 kg y 50 hermosos centímetros.
  4. Hora de nacimiento: 10:39 am
  5. Cuando nació lo más difícil fue: no tener a nadie conocido, como mi mamá o mi pareja, cerca de mí.
  6. Baby blues: ¡Sí! 😔
  7. En el primer momento que vi a mi bebé, yo: Primero me espanté, porque yo esperaba ver su carita, pero lo primero que vi fueron sus genitales, pues el doctor me quería mostrar que era niño. Ya que estaba en recuperación y me lo llevaron, sentí que tenía lo más maravilloso del mundo entre mis brazos. Llegué a la gloria.
  8. Si pudiera cambiar algo del día en que nació mi bebé, sería: No haber estado sin Alan en el quirófano.

MI MATERNIDAD

  1. Ser mamá es: El complemento perfecto para mi estilo de vida.
  2. El mejor recuerdo con mi bebé (sé que es difícil elegir sólo uno, pero cuéntanos uno muy especial): ¡Aaay! Es tan difícil elegir uno. La primera vez que lo llevé a una alberca, fue tan bonito ver su carita cuando jugaba con el agua, cómo se divertía y reía a carcajadas, simplemente fue mi plenitud verdadera.
  3. Nuestra canción: Tenemos una en español, una en inglés y otra en alemán: Mi verdad de Maná a dueto con Shakira, I knew I loved You de Savage Garden y Das Beste de Silbermond.
  4. Error de mami primeriza: Cuando Dani tenía aproximadamente 6 meses, una vez estaba haciendo la comida, para entretenerlo le di una zanahoria pelada y ¡cruda! pensando que sólo la chuparía y ya. De repente lo escucho haciendo sonidos muy raros, noto que le cuesta trabajo respirar ¡le había mordido un pedazo a la zanahoria y se estaba ahogando! Lo saqué de su sillita lo puse boca abajo y comencé a golpear su espaldita, lo vi ponerse moradito, me espanté horrible. AFORTUNADAMENTE pronto salió el feo pedazo de zanahoria y escuché el HERMOSO llanto de mi bebé. Fueron los peores segundos de mi vida.
  5. Confieso que alguna vez: Lloré de la desesperación por no poder controlar un berrinche de Dani, obviamente sin que él me viera.
  6. Si pudiera dar un consejo a una mamá primeriza sería: Infórmate bien sobre lactancia materna y aprende cómo debe ser el agarre correcto de tu bebé al pecho para que no te provoquen grietas.
  7. Lo más divertido de ser mamá: Reír con las ocurrencias que tiene mi hijo, ser cómplice de cómo con su linda inocencia va conociendo el mundo.
  8. ¿Has hecho nuevas amistades que, de no ser por tu maternidad, no tendrías ahora?: Sí, he hecho amigas en talleres para bebés, en mi curso de preparación para el parto, y en los parques cada vez que llevo a pasear a Dani. 😚
  9. Algún momento emocionante de tu maternidad: También han sido muchísimos, pero uno de los más especiales fue cuando vi caminar por primera vez a Dani, recuerdo perfectamente qué día fue. 😀
  10. Algún momento difícil de tu maternidad: En una ocasión cuando Dani tenía un año y medio, aproximadamente, le dio fiebre. Tenía más de 39° y costó muchísimo bajarla. El cansancio físico no es lo más agotador, sino el mental de temer que algo le pase a tu bebé y verlo sufrir.
  11. Ya sé que es muy difícil imaginarnos, ahora, la vida sin nuestros hijos, pero haz un intento por contestar la que sigue. Si no fuera mamá, probablemente yo estaría: Gastando mi dinero en viajes y clases de baile.

CRIANZA

  1. Pañales desechables o de tela: Intenté alguna vez con pañales de tela pero fui un desastre, me quedo con los desechables. Lo sé, el planeta no necesita más desechos así, pero, en verdad, no pude.
  2. Aprender a cambiar los pañales fue: ¡Uff! Trabajé mucho tiempo de niñera, ni me acuerdo cómo fue la primera vez que lo hice. Los cambios de pañal de Dani fueron extremadamente sen-ci-llos.
  3. Lactancia materna o fórmula: Lactancia materna, afortunadamente.
  4. Cuna o colecho: Colecho, definitivamente.
  5. Etapa más difícil (hasta ahora): Enseñarlo a dejar el pañal y los estresantes berrinches.
  6. Amamanté a mi bebé hasta: La actualidad, somos pro-lactancia materna prolongada, basados en estudios de la OMS y la UNICEF. 😉
  7. Cuando hace berrinches yo: Lloro con él, ¡JA! La verdad es que sí he tenido que aprender a ser muy, muy, muuuuuy paciente y firme.

MI BEBÉ

  1. Se parece a: Mí, totalmente.
  2. Lo más gracioso que ha hecho: ¡Uff! Son taaaantas cosas, pero una de las más recientes fue bailar en la explanada de Coyoacán al sur de la Ciudad de México, con su disfraz de Jack Skeleton y la gente dándole dinero para su calaverita.
  3. Le encanta: tomar té y que le dé besitos en su cuello.
  4. Su primer palabra: Más.
  5. Su canción favorita actual: La marcha de las letras y el cover de Cars 2: Autos, moda y Rock and Roll.
  6. Su juguete preferido actual: Su superhéroe Flash y su pato Patricio.
  7. Su comida preferida: El mango y la pizza.
  8. Su mayor travesura: Ponerse talco sobre todo el cuerpo y cabeza, y comerse a escondidas la comida que apenas esté preparando.
  9. Recuerdo que en su primer baño: Lloró mucho, creo que le dio miedo sentirse tan libre, quizá desprotegido. Ahora ama jugar en el agua.
  10. El último refrigerio/comida que le di a mi bebé: Hace como una hora, tomó atole de avena y la mitad de una manzana.
  11. Último regalo que recibió mi bebé: Se lo dio su abuelita y fue un Amigoso, le encanta porque la frazada es súper suave.
  12. Último motivo por el que lloró: Hoy por la tarde, lloró porque salimos a la calle y quería seguir caminando solo. No lo dejé, pues en el estacionamiento se bajó de la banqueta, cuando sabe que no debe hacerlo.
  13. ¿Te ha hecho llorar alguna vez tu bebé? Sí, de alegría por lo orgullosa que me siento con las cosas nuevas que hace y de tristeza por preguntarme en dónde podía ver a su abuelo cuando falleció.
  14. ¿Ahora mismo qué hace tu bebé? Durmiendo.

EL PAPÁ DE MI BEBÉ

  1. El mejor momento con el papá de mi bebé: Tengo dos. El primero, justo un día antes de que Dani naciera, Alan y yo quisimos encontrar la paz entre nosotros, perdonamos todos nuestros errores y prometimos que juntos o separados haríamos nuestro mejor esfuerzo por ser buenos padres. Y el segundo fue la primera vez que nos acostamos los 3 juntos, yo amamantando a mi bebé y Alan abrazándome.
  2. Cuando se enteró que estábamos embarazados, él: No se sorprendió en absoluto, actuó como si se hubiera enterado antes que yo.

Pasé un buen rato, recordando y escribiendo momentos tan llenos de emociones. Justo ahora, estoy comenzando a sentir unas enormes ganas de abrazar a mi Dani, creo que sería bueno recordar cosas como éstas más seguido.

¡Ahora es tu turno! Platícame cómo te sentiste y no olvides compartirlo aquí.

¡Hasta la próxima!

Con cariño, Diana.

Picores en el cuerpo durante el embarazo

Un síntoma muy frecuente son los picores en el cuerpo durante el embarazo, llega a afectar hasta el 15% de todas las embarazadas. Es un síntoma molesto que supone un motivo de consulta muy frecuente.

El picor suele aparecer en el tercer trimestre del embarazo, aunque puede comenzar en el segundo trimestre. Es variable en cuanto a intensidad, ubicación, o momento del día en el que se presenta.

El picor más frecuente es el que aparece a partir del segundo trimestre, se encuentra localizado en caderas y abdomen y está asociado a la distensión de la piel. Este picor responde a tratamientos locales y desaparece después del parto.

Otros tipos de picor aparecen relacionados con enfermedades dermatológicas típicas del embarazo (dermatosis gestacionales). Entre ellas están el herpes gestacional, la erupción polimorfa del embarazo o la foliculitis gestacional. Si las enfermedades generan lesiones en la piel, éstas deberán ser tratadas por un obstetra o un dermatólogo.

También existe un picor asociado a una enfermedad hepática, es llamada colestasis intrahepática del embarazo, es un picor intenso que se da principalmente en las palmas de pies y manos, llegando incluso a impedir el descanso nocturno. Si te encuentras en esta situación lo primero que debes hacer es acudir con el obstetra.

Los tratamientos aplicados para este tipo de molestias son lociones y cremas calmantes, incluso fármacos. Cuando el caso ya es extremo se puede plantear un ingreso hospitalario. No te alarmes ante la aparición del picor, entre más temprano lo consultes mejor será para ti.

¿Puedo viajar en auto durante el embarazo?

Es posible viajar en auto durante el embarazo siempre y cuando, tengas la posibilidad de detenerte cada que lo necesites, por ejemplo para ir al baño, estirarte o caminar. En los últimos meses de tu embarazo es recomendable que no seas tú quien maneje el auto, ya que tu panza estará más grande y quedará más cerca del volante, lo cuál puede ser incómodo y además peligroso.

Embarazada o no, el uso del cinturón de seguridad es obligatorio. Durante tu embarazo debes ajustarlo correctamente para protegerte a ti y al bebé, busca una posición cómoda y segura, el cinturón del regazo debe estar bien colocado debajo de tu panza. El cinturón del hombro debe pasar por en medio de tus senos y por la parte superior de tu panza. Jamás el cinturón debe pasar sobre tu panza, ya que cualquier frenado brusco podría provocar una lesión.

Por otro lado, las bolsas de aire son seguras durante el embarazo siempre y cuando tengas bien colocado el cinturón de seguridad y mantengas tu asiento a una distancia bastante lejos del tablero y del volante.

Recuerda, la mejor forma de cuidar a tu bebé, es cuidándote a ti misma.

También te compartimos algunos aspectos a considerar, si planeas viajar en avión, barco, tren y autobús durante tu embarazo