Consejos para lavar la ropita de bebé

La piel de un recién nacido es extremadamente sensible, por eso es recomendable lavar la ropita de bebé antes de ponerla por primera vez, ya que algún químico que contenga puede irritar al pequeño.

Puede parecer mucho trabajo o tal vez complicado por el hecho de ser algo delicado, pero aquí te dejamos unos buenos consejos para que te sea más fácil la forma de lavar la ropita de tu bebé:

Separa su ropita, es decir colores, claros, obscuros y blancos

– Evita usar detergentes que contengan aromas (perfumes) y tintes, ya que la piel del bebé es muy irritable. Lo importante es que el detergente o jabón que utilices sea para ropa delicada. Puedes encontrar algunas marcas que son específicas para lavar la ropa del bebé.

– Para asegurarte de eliminar todos los químicos que un detergente pueda contener, enjuaga su ropita 2 veces.

– No utilices suavizantes, ya que al igual que los detergentes contienen químicos que pueden irritar su piel.

– Lava toda la ropa que entre en contacto con la delicada piel de tu bebé antes de que la use, sábanas, toallas, frazadas e incluso juguetes que sean de tela.

¿Recuerdas ese momento en el que por primera vez le pusiste su ropita a tu bebé?

Y si aún no nace, debes estar muy emocionada por poder hacerlo.

ropita de bebé

Consulta nuestros productos relacionados: aquí

¿Es hora de iniciar el proceso de dejar el pañal?

¡Hola mamita!

En esta entrada quiero platicarte cómo y a qué edad decidí de Dani, debía iniciar el proceso de dejar el pañal. Hasta ahora, ha sido uno de los retos más difíciles que he enfrentado en mi maternidad y siendo sincera era un tema que me estresaba mucho.

Independientemente de la presión que la sociedad ejerce en nosotras, por apresurarnos a que nuestros hijos hagan todo lo más pronto posible, asegúrate de encontrar el momento adecuado en el desarrollo de tu hijo (a) para que el proceso sea respetuoso, sencillo y eficaz.

Antes de decidir hacerlo, leí mucho sobre el tema. Varios autores coinciden en que lo mejor es esperar a que el niño dé ciertas señales de madurez, las cuales nos van a indicar que es buen tiempo para empezar a hacerlo; pues aunque es un proceso fisiológico, no deja de ser también un proceso mental.

Es recomendable que tu bebé, o ya no tan bebé:

  • Comparta sus juguetes, dulces o cualquiera de sus pertenencias, sin ningún problema. Esto lo entiendo como una manera de comprender que no pasa nada al desprenderte de algo que ha sido parte de ti.
  • Sepa diferenciar entre hacer pipí y hacer popó, e incluso avise cuando ya haya hecho.
  • Despierte con el pañal seco.
  • No esté viviendo momentos de cambios importantes en su vida, como un cambio de casa, separación de los padres, cambio del lugar en el que duerme, etc. Es decir, que en ese momento su vida tenga estabilidad emocional.
  • Tenga una mamá y/o papá cansados de cambiar pañales, pero llenos de paciencia y compromiso para afrontar el reto.

Cuando noté que Dani comenzaba a mostrar esas señales (sobre todo la última), le comencé a platicar, principalmente en cada cambio de pañal, que pronto se acercaría el momento en que tendría que hacer del baño como los niños grandes, como mamá, papá, la abuelita, el tío Beto, etc. Dani tenía aproximadamente 18 meses.

En una ocasión que fui a comprar pañales, debo confesar que noté que seguían subiendo de precio y pensé -¡No más! Me dirigí al pasillo de ropa interior para niños y le dije a Dani, con un gesto de muchísima alegría y mostrando muchísima emoción, que ya no llevaríamos pañales, que desde ahora usaría calzones y le compraría un bañito (orinal) para que comenzara a usarlo.

Muy contento y emocionado me dijo que sí. Le pedí que él eligiera los diseños de calzoncitos que más le gustaran y también le pedí que eligiera el orinal.

¡Bien! Habíamos dado el primer paso. Llegamos a casa sin pañales, así que no podía echarme para atrás.  Me aseguré de que los días siguientes fueran días en los que no tuviera necesidad de salir a la calle, así que con provisiones de comida, películas y muchos pendientes por hacer en casa empezamos el reto.

Si has decidido que ya es momento de enseñar a tu pequeño o pequeña a ir al baño, te recomiendo que sea en un fin de semana o en días en los que puedas quedarte en casa sin ningún problema.

No olvides que la mejor manera de enseñar a los niños es mediante el juego, así que aunque es un proceso muy serio y de muchísima constancia, no dejes de hacerlo divertido. Yo diría que eso es fundamental.

Mantente al pendiente de la siguiente nota, donde te platicaré la técnica que seguí para que Dani dejara el pañal, con la que afortunadamente lo logramos ¡en menos de 3 días!

¡Hasta la próxima!

Con cariño, Diana.

proceso de dejar el pañal

Consulta la ropita adecuada para facilitar el proceso: Aquí.

Cansancio materno después del parto

Es muy probable que después del parto sufras de cansancio materno, por las demandas que genera un recién nacido. Lo que puede afectarte cuando te reincorpores a tus labores diarias.

Principalmente durante los primeros 6 meses de vida es muy importante que estés disponible tanto en el día como en la noche para amamantar a tu bebé, ya que es en este periodo de tiempo en el que la alimentación de tu pequeño debe ser únicamente de lactancia.

Es completamente normal que el bebé quiera comer a mitad de la noche, lo que infiere en el sueño y descanso de los padres. Lo más recomendable es que duermas cuando tu bebé duerme, sin importar la hora del día. Envuélvelo en un sabanita, arrulla a tu bebé hasta que se quede dormido y déjalo en su cuna mientras tú te recuestas.

Cuando el bebé comience la ablactación (a partir de los 6 o 7 meses) puedes ofrecerle el pecho durante el día y la tarde, para que cuando caiga la noche le sea más fácil ir a dormir. El contacto físico entre madre e hijo es recomendable durante el día, ya que en la noche el bebé demanda las carencias que tuvo durante el día.

Otra opción es darle de mamar al bebé justo antes de irte a dormir, de esta manera tardará más en despertar para pedir más alimento. También puedes extraer leche de tus pechos durante el día para que el papá te ayude a alimentarlo cuando sea necesario.

¡Con el paso del tiempo tu bebé logrará dormir toda la noche y tú también!

5 tips para estimular el lenguaje de tu bebé

¡Hola mamá!

¿Sabías que los humanos nos estamos comunicando en todo momento aun sin estar hablando? Por eso aunque tu bebé no sepa decir ni una palabra, desde que es recién nacido, se comunica contigo a través de su llanto, sus gestos y el movimiento de su cuerpo. Después empezará a emitir lindos sonidos que definitivamente te llenarán de ternura, comenzarán los balbuceos y finalmente aprenderá a hablar.

Sin embargo, es importante que en cada etapa lo ayudes y estimules para completar el desarrollo satisfactoriamente. Aquí te presento 5 tips para estimular el lenguaje de tu bebé:

  1. Estimula a tu bebé con sonidos.

Para aprender a hablar, primero es importante escuchar. Haz ruidos con diferentes objetos como sus juguetes, cascabeles, cucharas, etc. Mueve el objeto e incítalo a seguirlo con la vista, luego escóndelo y anímalo a que lo encuentre siguiendo el sonido.

  1. Acostúmbralo al sonido de su lengua materna.

Para que tu bebé comience a hablar, es de mucha ayuda que se familiarice con el sonido de su idioma. Platícale los nombres de los objetos y para qué sirven. Explícale todas las actividades que realices, de forma pausada, con palabras sencillas y procurando usar siempre las mismas.

  1. Habla el idioma de tu bebé.

Imita su balbuceo, para que de la misma manera, él te imite a ti. Cuando empiece a pronunciar palabras repítelas correctamente, así tu bebé podrá ir mejorando su pronunciación.

  1. Conocer y reconocer.

Todos los bebés empiezan por entender el significado de los objetos y acciones antes de poder pronunciar las palabras. Por eso puedes jugar con tu bebé a preguntarle dónde están los objetos o pertenencias y pídele que él los señale con su dedo. Motívalo celebrándole cada acierto.

Sin embargo, no permitas que tu bebé se acostumbre a señalar las cosas. Cada que pida algo, motívalo a que pronuncie la palabra, aunque tú ya sepas qué es lo que quiere. No le adivines sus peticiones pues se puede acostumbrar y tardarse más en empezar a hablar.

  1. La vista también es importante.

Acomoda a tu bebé a tu altura, cara a cara, y háblale. Exagera un poco tu gesticulación al pronunciar las palabras.

Y al final, recuerda que la vida es mejor cantando, así que cada vez que puedas ¡canta! Aparte de todos los beneficios que te deja cantar, será una excelente ayuda para motivar a tu pequeño a hablar.

Platícame si te funcionan estas actividades o recomiéndanos las que te hayan servido para motivar el lenguaje de tu bebé. Escríbeme todas tus dudas, recuerda que este espacio es para ayudarnos.

¡Hasta la próxima!

Con cariño, Diana.

Baby Mink_lenguaje

La importancia de la hidratación durante el embarazo

Estar hidratado es de suma importancia en cualquier etapa de la vida, pero la hidratación durante el embarazo, ayuda a que el cuerpo de la mujer funcione mejor, ayuda a la circulación sanguínea, reduce la retención de líquidos y elimina toxinas del organismo.

El cuerpo bien hidratado de una mujer embarazada estará más protegido contra la aparición de estrías, sequedad en la piel, celulitis, várices o la molesta sensación de piernas cansadas. Considerar el aplicarte cremas hidratantes en rostro y cuerpo es una buena opción, pero recuerda que mientras estás embarazada hay ciertos productos que no puedes utilizar debido a algunos ingredientes que pueden contener y que afectarían el desarrollo del feto. Es muy importante que consultes con tu médico el tipo de cremas que puedes utilizar.

Lo más importante es beber agua para conservar la hidratación y elasticidad de la piel, tu cuerpo y el de tu bebé lo agradecerán.

¿Cómo hacer toallitas húmedas caseras?

¡Hola Mamita!

En esta nota te voy a compartir una fórmula para hacer toallitas húmedas caseras. Son muy prácticas, pues como sabrás, no sólo son útiles para los cambios de pañal. Yo las uso desde que Dani tenía aproximadamente 7 meses y hasta la fecha, pues como sabrás.

En vez de limpiar a tu bebé con todos los químicos que contienen las toallitas húmedas comerciales, puedes optar por una opción más natural, económica y responsable con el ambiente.

Las puedes hacer desechables o de tela, como tú prefieras. Pero recuerda que tu ahorro puede ser mayor si decides usar las de tela. Para esta opción, las toallitas de Baby Mink son ideales. Están hechas de algodón, son súper económicas, aparte de tener la textura y suavidad perfectas para cuidar la piel de tu bebé.

Los materiales que necesitarás son:

  • 2 tazas de agua hervida y a temperatura ambiente.
  • 1 cucharada de jabón neutro líquido.
  • 1 cucharada de aceite de caléndula.
  • 1 cucharada de aceite para bebé, de almendras o de naranja (opcional para cambiar el aroma).
  • Si decides usar toallitas de tela:
    • Toallitas pequeñas.
    • Atomizador limpio y seco.
  • Si decides hacer toallitas desechables:
    • Un rollo de servitoallas partido a la mitad para hacerlo más útil. También puedes usarlo completo, pero recuerda que deberás conseguir un recipiente más grande y usar el doble de los materiales.
    • Recipiente hermético, puedes reutilizar el contenedor de tus toallitas húmedas comerciales.

Toallitas de tela

Mezcla todos los ingredientes en el atomizador. Cada que las vayas  a ocupar, rocía un poco del líquido sobre una toallita limpia y seca. Será necesario que las laves después de cada uso, y aunque podría parecer un poco más complicado, no te preocupes, nada que la lavadora no pueda hacer. En poco tiempo notarás cómo el ahorro será grande y al mismo tiempo estarás ayudando a la naturaleza.

Toallitas desechables

Mezcla todos los ingredientes. Deposita el rollo de servitoallas en el recipiente hermético. Vierte la mezcla sobre el rollo y tapa. Espera 15 minutos a que se impregne completamente el rollo. Cuando el cilindro de cartón del centro del rollo esté remojado quítalo cuidadosamente. Levanta la primer hoja del rollo del centro, para que sea más sencillo tomarlas cada que las uses.

Notarás como son una excelente opción para tu bebé y para tu bolsillo.

Recuerda que es importante realizar previamente una prueba de sensibilidad en la piel de tu bebé. Unta un poco de la mezcla en la zona en que vayas a aplicar normalmente y observa durante 48 horas si hay alguna reacción desfavorable como irritación o sarpullido, si es así NO la uses en tu bebé. Tampoco la apliques sobre piel lastimada, irritada o con heridas. A pesar de que no considero que puedan causar daño a la salud, te recomiendo usarlas en tu bebé a partir de los 3 meses.

Espero que te sea de utilidad esta receta, no olvides compartirla con otras mamis y platicarnos tu experiencia.

Sigue al pendiente de más consejos para el cuidado y crianza de tu bebé. Si hay algún tema en especial del que te gustaría conocer, escríbeme en los comentarios.

¡Hasta pronto!

toallitas-húmedas-caseras_BabyMink

¿Cuáles son las fases de sueño del bebé?

Debido a que el estómago del bebé es muy pequeño, no retiene suficiente leche o fórmula como para quedar satisfecho por mucho tiempo. Los bebés recién nacidos no distinguen entre el día y la noche y necesitan alimento en intervalos de unas cuantas horas, sin importar la hora de la noche o del día.

En un día, el recién nacido duerme entre 16 y 17 horas, pero casi nunca duermen más de tres a cuatro horas seguidas durante sus primeras semanas de vida.

El sueño del bebé se divide en 5 fases: somnolencia, sueño REM (en el que los ojos se mueven con rapidez detrás de los párpados), sueño ligero, sueño profundo y sueño muy profundo. A medida que el bebé crezca, comenzará a adaptarse a los ritmos de vida fuera del vientre materno. Sin embargo, al principio, la necesidad de alimentarse será superior a la de dormir. Es muy probable que los bebés prematuros necesiten ser alimentados cada 2 horas durante las primeras semanas.

A partir de las 6 y 8 semanas de edad, la mayoría de los bebés comienzan a dormir por periodos más cortos durante el día y más largos durante la noche, tienen ciclos más cortos de sueño REM y periodos más largos de sueño profundo.

A los 2 meses, la mayoría de los bebés duermen entre 6 y 8 horas durante la noche, aunque cada bebé es diferente.

Cuando el bebé logra dormir entre 8 y 12 horas seguidas se encuentra entre los 4 y los 6 meses de edad, algunos bebés empiezan a dormir durante un periodo largo durante la noche desde las 6 semanas, mientras que otros bebés no llegan a esa etapa hasta que tienen 5 o 6 meses, y otros se siguen despertando por la noche hasta después de cumplido el año.

Debemos tener siempre en cuenta la seguridad del bebé a la hora de dormir. No coloques en la cuna o moisés ningún elemento que pueda interferir con la respiración del pequeño; esto incluye juguetes de peluche, almohadas, mantas, cordones o lazos y cualquier objeto con borde afilado.

El sueño del bebé

Conoce nuestros cobertores de cuna y cobija sus dulces sueños: Aquí.

Celebrando el día de las madres

¡Hola mamis Baby Mink!

Espero que estén pasando un 10 de mayo muy bonito rodeadas de toda su familia. Quiero dedicarles unas líneas a todas aquellas mujeres a quienes hoy celebramos.

Gracias mamás, por ser mamás; por el amor que demuestran a sus hijos, pues con cada beso, cada abrazo, cada alimento de cuerpo y espíritu que ofrecen, hacen de este mundo un lugar mejor.

Ser mamá es sencillo.

Ser mamá es aceptar desde el embarazo nuevas rutinas. Es convencer a tu cuerpo, de que esas náuseas matutinas, ascos y vómitos no son tan malos.

Ser mamá es perdonar rápidamente a la naturaleza por esos fuertes dolores que nos da, a cambio de traer al mundo a un ser encantador.

Ser mamá es uno de los sinónimos más atinados de fortaleza.

Ser mamá es monitorear peso, talla y desarrollo, como si de su precisión dependiera el futuro de la humanidad.

Ser mamá es tenerle tanto miedo al fracaso, que por eso aparece el baby blues.

Ser mamá es permitir que tus sueños se construyan aun sin estar durmiendo.

Ser mamá es haber hecho el sueño a un lado para ser increíblemente productiva.

Ser mamá es enorgullecerse del cansancio, pues es la señal más clara de que estoy dando todo de mí.

Ser mamá es sencillo, cuando todo lo que parece difícil tiene su inicio desde el corazón.

¡Feliz día de las madres! Disfrútenlo mucho. ¡LO MERECEN!

No olviden platicarme cómo celebraron este día, muéstrenos sus regalos. Aquí les dejo una foto de mi regalo favorito.

blog dia de las madres

¡Hasta la próxima!

Con cariño, Diana.

El cordón umbilical

El cordón umbilical es la conexión entre el feto y la placenta, por lo tanto también a la madre. Generalmente mide unos 56 cm de longitud y de 1 a 2 cm de diámetro. Al alejarse de la placenta, pero unida a ella mediante el cordón, el bebé tiene total libertad de movimiento permitiendo así el adecuado desarrollo de todos los órganos de su cuerpo.

Al momento de nacer, se corta el cordón, se sujeta con unas pinzas especiales y se deja un espacio de 2 a 3 centímetros de la pared abdominal del bebé. Lo que sobra se cae en los próximos 5 a 10 días dejando a la vista lo que será su ombligo.

Se ha descubierto que la sangre que contiene el cordón umbilical es una gran fuente de células madre que se pueden utilizar entre otras cosas para trasplantes de médula. Las células madre tienen el potencial de convertirse en muchos tipos de células en el organismo.

Gracias al cordón umbilical la madre puede alimentar al feto. Por este conducto pueden pasar los nutrientes, proteínas, anticuerpos y sangre para el correcto desarrollo y crecimiento del futuro bebé.