Posiciones para darle pecho al bebé

Antes de la increíble llegada de tu bebé, es importante conocer acerca de cómo darle pecho, sobre todo si eres mamá primeriza podrías tener muchas dudas acerca del tema.

Dar leche materna es una experiencia hermosa que crea lazos únicos entre madre e hijo, sin embargo, no es una tarea fácil debido a algunos dolores musculares relacionados con una mala postura. Por tal motivo, te compartimos algunas posiciones para darle pecho al bebé:

Descanso:

  • Recuéstate de costado y coloca a tu bebé a un lado acercándolo hacia tu pecho.
  • Esta postura es la más cómoda para las mamis que tienen molestias después del parto.

Acostada:

  • Recuéstate boca arriba y coloca a tu nene encima de ti. De esta manera el bebé se acomodará libremente.

Cuna:

  • Coloca la cabecita del pequeño sobre la articulación de tu codo y dirígelo hacia tu pecho, sosteniéndolo del pañal con esa misma mano.

Posición de Rugby:

  • Coloca el cuerpo de tu bebé debajo de uno de tus brazos dejando que sus piernitas toquen tu espalda.
  • Sostén su cabeza con tu mano y guíalo hacia tu pecho.
  • Esta posición es recomendable si tu parto fue cesárea y es perfecta para drenar los conductos del pecho.

 

De caballito:

  • Sienta al pequeño frente a ti sobre tus piernas y con ayuda de tus manos, sostén su cabecita y cuerpo.
  • Esta posición es ideal para cuando ya es más grande.

 

 

posiciones para dar pecho

Antes de la llegada del bebé

Es importante tener listo lo básico antes de la llegada del bebé y de esta manera, evitarás que no le haga falta lo necesario.

¿Ya tienes listos los siguientes accesorios?

 
Antes de que llegue el bebé

Para mayor información consulta más datos interesantes en: www.bbmundo.com.mx

 

 

Desde que me convertí en mamá

¡Hola mamitas Baby Mink!

Estamos a pocos días de celebrar el 10 de mayo, por eso he decidido dedicar esta nota a la plenitud de ser mamá con un poema que les comparto a continuación. Inspirado, por supuesto, en mi bebé.

CONVERSIONES

Desde que me convertí en mamá, aprendí que no importa cuál sea mi mayor miedo, debo vencerlo. Ahora soy yo, la valiente.

Desde que me convertí en mamá, aprendí que los cuidados son la manera más completa de amar a alguien. Ahora soy un ángel.

Desde que me convertí en mamá, aprendí que la magia no llega sola, soy yo quien debe hacerla. Ahora soy un hada.

Desde que me convertí en mamá, aprendí que el dolor ayuda a crecer y siempre hay que encontrar la manera de superarlo. Ahora soy yo, quien cura heridas.

Desde que me convertí en mamá, aprendí que la firmeza y la disciplina también son una forma de amor. Ahora soy vigor.

Desde que me convertí en mamá, entendí que el amor auténtico dura por siempre, pues habiendo tenido un principio, no tendrá fin. Ahora soy pasión.

Desde que me convertí en mamá, aprendí  que debo ser un ejemplo y guía principal para transmitir las cosas buenas de la vida. Ahora soy luz.

Desde que me convertí en mamá, soy todo, y lo soy porque tú estás.

Ojalá les haya gustado. Y si tú eres una mami como yo, que le encanta expresarse con líneas así, compártenos lo que has escrito y juntas llenémonos de amor.

¡Hasta la próxima!

Con cariño, Diana.