Aprender a ir al baño

Aprender a ir al baño

¡Hola mamita!

En esta nota te platicaré como viví con mi hijo, ese momento de aprender a ir al baño y decirle adiós a los pañales, de una manera respetuosa para él y poco estresante para mí.

El primer día le expliqué, por milésima vez, que ya no le pondría pañal y que debía avisarme antes, para poder estrenar su bañito. Al principio lo dejé sin ropa de la cintura para abajo, pero después sentí un poquito de preocupación porque anduviera así de destapado, entonces opté por ponerle un short holgado.

También le inventé una historia. Le platiqué que a todos nos gusta estar con nuestra mamá, nuestros amigos y nuestra familia, y que cada que tirábamos un pañal sucio esa popis o esa pipí se quedaban con ganas de ir al mundo de todas las popis y las pípis.

“Entonces si tú me avisas con tiempo, te acompaño al bañito para después echar lo que hiciste al escusado y que se vaya con la popis o pipí que yo hice hace rato, porque está ahí esperando a su hijo.”

Y comenzamos

El primer día fue de puros accidentes, me avisaba cada que ya se había hecho o yo lo cachaba mirando como escurría el agüita por sus piernitas. No le cambiaba la ropa inmediatamente, pues mi intención era que sintiera un poquito de esa incomodidad para que pensara en evitarlo la siguiente vez. Y para que no lo sintiera como un castigo, ponía de pretexto que estaba terminando de hacer cualquier cosa y que al terminar lo cambiaría. 

Ocasionalmente lo sentaba en su orinal, cantábamos, le platicaba la historia de la popis, pero no, nada.

Al final del día, preparé mi juego de baño y al ¡agua Patos! para que no se fuera a la cama con toda la incomodidad, le puse un pañal entrenador, aunque no me preocupaba mucho que mojara la cama, pues desde hacía varios meses despertaba con el pañal seco.

Ganando pequeñas batallas, pero no la guerra

Por la mañana siguiente lo primero que hice fue sentarlo en el orinal, le ayudé a sentirse cómodo, bromeaba con él y vualá ¡nuestro primer gran logro! Lo celebramos cual aficionados al fútbol viendo a México ganar el mundial.

Lo vaciamos al retrete y él mismo jaló la palanca, eso es muy importante, que sean ellos quienes “despidan” lo que acaban de hacer. Por fin la pípis se había ido al mundo de las popís y pípis, y ya estaba con su mamá (la que yo había hecho antes).

Pero a medio día volvieron los accidentes. Debo reconocer que empecé a sentir desesperación por tener que estar limpiando cada que no alcanzábamos a llegar al baño. Estaba perdiendo la paciencia, pero sabía que si le mostraba mi enojo podría entorpecer el proceso. Así que no dejaba de mostrarme cariñosa con él y sobre todo transmitirle seguridad.

Llegó un momento en que ya no sabía qué hacer, si volver a ponerle pañal, no sacarlo del baño, poner orinales en cada rincón de la casa para llegar a tiempo, era un estrés total. Entonces decidí que estaría todo el tiempo con él, recordándole en cada momento que si sentía ganas de ir al baño me avisara.

Por la tarde empezaron las falsas alarmas, le preguntaba si tenía ganas, me decía que sí, llegábamos al bañito y nada. Dos o tres veces sucedió lo mismo.

Más o menos él hacía popis a cierta hora del día, que era después de la cena, así que lo senté en su bañito ahí le conté cuentos, cantamos, volvimos a contar la historia de la popis que se quiere ir al mundo de las popis y después de casi una hora, ¡reto logrado!  Había una popis en camino a ver a su mamá.

La Victoria

Al siguiente día, repetimos lo mismo de la mañana anterior y a cada momento le recordaba si sentía ganas de usar el baño. Se fueron los accidentes y comenzaba a avisar. Procuraba tener a su bañito lo más cerca posible para no hacerlo esperar tanto. ¡Y funcionó!

Desde ese día sólo usó pañales entrenadores. Por supuesto que en los días siguientes hubo pequeños incidentes, que afortunadamente se repitieron cada vez menos.

Considero que el aspecto fundamental que nos dio el éxito en tan poco tiempo, fue el haber esperado a que Dani mostrara las señales fisiológicas y psicológicas que les platiqué en la nota anterior. Pues en realidad, este proceso no se aprende, se adquiere, así como la madurez que adquirimos con la edad.

Platícame cómo va este proceso para que tu hijo deje el pañal o si ya lo lograron, platícanos su historia para poder dar tips y sugerencias a otras mamis que están en este complicado proceso.

¡Hasta la próxima!

Con cariño, Diana.


Publicado por: Baby Mink

Entradas de

4 Comentarios

  1. Lu
    jun 02, 2016 @ 21:37:51

    Mi hija tiene 17 meses y aun usa pañal, aveces no se que hacer le he dejado con calzoncito o un chor olgado x las mañanas pero siempre termina mojandolo y me avisa después que ta se hizo. Tiene su inodoro pero cada vez que trato de sentarla y decirle que aquí se hace pipí o popo termina levantándose del mismo. Que hago?

    Reply

    • Diana Baby Mink
      jun 06, 2016 @ 15:41:03

      ¡Hola Lu! :) En realidad me parece que tu nena aún es muy chiquita para hacerlo. ¿Ella ya presenta señales de madurez como compartir sus cosas sin problemas, despertar con el pañal seco o diferenciar entre pipí y popó? Si aún no lo hace, te aconsejo que lo mejor es esperar, pues este proceso se adquiere, no se aprende, así como vamos adquiriendo madurez a través de los años.

      Si ya presenta este tipo de señales, platica mucho con ella, platícale la importancia de saber usar el baño. Ellos entienden perfectamente todo lo que les decimos y necesitan mucha paciencia y dedicación para pasar por este proceso. Por eso transmítele seguridad y tranquilidad. Recuerda que es el final de una etapa y el inicio de una nueva, por eso para algunos niños puede ser muy difícil. Cuando vayas al baño invítala a que ella haga lo mismo en su bañito, la imitación también juega un papel muy importante. Préstale un cuento, entretenla y posiblemente sirva que cuando se haga pipí o popó no la cambies inmediatamente para que sienta esa incomodidad y procure evitarlo posteriormente.

      Pero sobre todo recuerda que necesitan mucha comprensión, paciencia y amor. Ojalá te funcione este consejo, no olvides platicarme el proceso de tu nena. ¡Saludos! <3

      Reply

  2. Amy
    jul 08, 2016 @ 19:57:07

    Hola mi niña tiene dos años tres meses ya avisaba para ir al baño todo parecía perfecto hasta el nacimiento de su hermano que su papá estuvo a cargo de ella,le dejo de poner atención y dejo de hacerlo ya no avisa le pregunto si quiere ir al baño y a todo me dice que no y le termina ganando ya usaba calzón entrenador pero de igual manera mi esposo recurrió a pañal ya no se que hacer ya la deje en calzón de tela para empezar otra vez pero no da resultado

    Reply

    • Baby Mink
      ago 01, 2016 @ 15:42:09

      ¡Hola Amy! Trata de tener paciencia con ella y de nuevo comenzar con el proceso, ya que tu niña está pasando un fuerte cambio debido al nacimiento de su hermanito.

      Reply

Comentar

*