¿En qué casos es necesaria una episiotomía?

episiotomía

La episiotomía es una incisión quirúrgica realizada en el área muscular ubicada entre la vagina y el ano cuya finalidad es la de ampliar la apertura vaginal, abreviar el parto y apresurar la salida del feto. Esta incisión puede ser de dos tipos, desde el medio de la vagina hacia abajo en dirección al ano o desde el medio de la vagina hacia un lado.

Este proceso no se lleva a cabo rutinariamente. Las mujeres que sufren desgarros espontáneos superficiales se recuperan más rápidamente o en el mismo tiempo, pero con menos problemas. La episiotomía aumenta la pérdida de sangre durante el parto, es más dolorosa y lleva más tiempo reiniciar la vida sexual.

Las mujeres a las que se les llegaba a practicar una episiotomía podían tener desgarros en la zona del esfínter anal o en el recto, perjudicando el proceso de recuperación, provocando riesgos de incontinencia anal.

Una episiotomía es necesaria cuando:

  • Los latidos del corazón del bebé muestran no tolerar bien los últimos minutos del parto y debe nacer rápidamente.
  • El bebé es muy grande y se requiere más espacio para ayudarlo a salir.
  • El médico necesita espacio para los fórceps que utilizará para ayudar a nacer al bebé.
  • Los tejidos sangran o parece que van a desgarrarse en varios lugares una vez que el bebé asoma la cabeza. En este caso, cortar en un solo lugar evitará desgarros múltiples. Aun así, unos pocos desgarros superficiales son preferibles a una episiotomía.

 

La incisión se puede realizar con o sin anestesia, se realizará un corte pequeño en el perineo con unas tijeras quirúrgicas. Luego si es necesario te inyectará anestesia local nuevamente para asegurarse de que la zona esté anestesiada y poder suturar la incisión.

Debido a que se trata de una zona sensible, habrá molestias durante algún tiempo, sin embargo esto también depende de cada persona y del tamaño de la incisión. Pasados unos 7 días ya estará cicatrizando y el riesgo de infección es muy bajo. Se recomienda aplicar hielo inmediatamente después de concebir al bebé para aliviar la incomodidad.

Para retomar tu vida sexual debe pasar al menos un mes y medio, tu médico debe darte autorización y tú debes sentirte bien.

Es recomendable que platiques con tu médico si planeas tener un parto natural, el sabrá guiarte durante el proceso y te recomendará ejercicios previos para que estés preparada para el gran día.

 

Una vez nacido tu bebé deberás saber cómo alimentarlo bien. Continúa leyendo: Alimentando al recién nacido.

 


Publicado por: Baby Mink

Entradas de

Comentar

*