Mesa para tres

 

¡Hola mamás!

Me da mucho gusto saludarlas de nuevo, ¿cómo les ha parecido nuestro blog? ¿Les gustaría que tocáramos algún tema en especial? Recuerden que este espacio es de ustedes y pueden usarlo para lo que necesiten. No duden en comentar, estaré muy feliz de leerlas.

La semana pasada les platiqué de cómo me enteré que estaba embarazada, de mi primer control prenatal y las indicaciones generales que me dio la Doctora.

Recuerdo que ese día, al salir de la consulta, Alan y yo pasamos a tomar el almuerzo. Cuando llegamos al restaurante nos preguntaron para cuántas personas queríamos nuestra mesa, Alan pidió mesa para dos, pero yo felizmente dije tres. Ese número se había convertido en mi favorito, era el número que daba inicio a mi anhelada familia.

¡Y bien! La noticia estaba confirmada, mi embarazo era una realidad. ¿Ahora, qué seguía? ¿Debía decirle a todo mundo? La Doctora me había dicho que era mejor esperar, pues bien sería un secreto que debía guardar un mes más. Así lo acordamos Alan y yo.

Y bueno, si ya estaba embarazada debía sentir náuseas, debía comenzar a crecer mi panza, deberían empezar mis antojos raros, mi ropa cambiaría y sobre todo Alan tenía que pedirme matrimonio, ¿o no? Pues no, nada de eso estaba pasando.

Al contrario, dejé de pasar tanto tiempo con él. Ahora dormía más en la que realmente era mi casa, y vaya que en verdad dormía. El cansancio era abismal. Pero la ilusión de ser mamá iluminaba mis horas en las que estaba despierta,  en esos días eran muy pocas, me convertí en un oso que sólo dormía y dormía, afortunada yo, que estaba de vacaciones. Mi embarazo era una realidad, pero me llevó un tiempo asimilarlo, creerlo en verdad.

Los días transcurrían muy lento, tenía tantas cosas qué imaginar, tantos nombres qué evaluar, tanta ropita qué mirar, pero no tenía con quién hacerlo.

Sí veía a Alan, pero lo notaba muy raro, no sé qué pasaba por su mente, al menos estoy segura que en sus planes no estaba pedirme matrimonio. En fin, yo tenía mejores cosas en qué pensar y debía encontrar a quién platicárselas.

La primer persona a quién le platiqué fue a mi hermano, quien sintió más miedo que yo, pero sin duda un gran gusto de estrenarse como tío. La segunda persona a quien le di la noticia fue a mi primo, en ese entonces él vivía en España, así que se lo conté en un e-mail. Nunca falta esa persona que no quiere creerte y piensa que sólo se trata de una broma, pues en mi caso, fue él. Me tomó como 5 correos para convencerlo que era de verdad.

De cualquier manera, ellos eran como de chocolate, sabía que apoyarían mis decisiones. El verdadero reto sería decirles a mis padres, y aprender a lidiar con las reacciones del resto de mis conocidos.

¿Qué pensarán de la niña “educada, estudiosa, aplicada, e inteligente, el ejemplo a seguir de sus primas” que tendría un bebé sin terminar su carrera y sin haberse casado? ¿Acaso el decidir tener un bebé a mis 23 años me hacía menos inteligente? ¿Por qué tenía que seguir el orden de los planes que la sociedad tiene para mi vida?

Sabía perfectamente lo que hacía y con una carrera en proceso, una mamá y un novio confundidos yo sacaría adelante a mi bebé, porque desde ahora y para siempre es quien da sentido a mi vida.

Ahora, tú platícame, ¿qué fue lo primero que hiciste después de confirmar que estabas embarazada? ¿Quién fue la primera persona a la que le diste la noticia de tu embarazo? ¿Cómo reaccionaron tus conocidos?

Quédate al pendiente de la próxima entrada, te estaré platicando cómo me llegaron las náuseas y antojos, por qué suceden y cómo le hice para controlarlas. No olvides dejar tus comentarios. 😉


Publicado por: Baby Mink

Entradas de

2 Comentarios

  1. Jessica Gomez Benitez
    feb 23, 2016 @ 13:59:12

    Hola… pues te cuento tengo 22años y pronto cumplire 4años de casada… mi esposo y yo despues de tanto tiempo y ya a punto de graduarnos de la universidad decidimos formar una familia y pasaron varios meses y nada hasta que fui al doctor porque no entendia porqe no me embarazaba ese dia fui sola y me dice la doctora..”ya tienes 4 semanas … de todos modos espere un mes a confirmacion” entonces le comente a mi mama y suegra que probablemente estaba embarazada mi esposo se puso contento no lo podia creer… en ese mes senti sintomas muy fuertes nauseas todo el diaa insomnio y la panza ya se notaba yo le decia a mi mama que quiza eran dos bebes y no me creia hasta que un dia casi a los tres meses me desmaye me hospitalice y en el ultrasonido me dijeron que efectivamente esperaba gemelos mi esposo se alegro tanto al igual que yo pues siempre soñamos con tener gemelos pero nunca imaginamos que fuera posible..

    Mis hijas nacieron el 4 de noviembre del 2015 fue cesarea aunque ya estaban colocadas para que fuera parto normal pues no se pudo.Llegue a 4 de dilatacion sin dolores pues te dire que mis bebes se llevan una semana de gestacion asi es libere dos ovulos en tiempo diferente a esto se le llama superfetacion y le pasa a una mujer en un millon yo lo llamo mi pequeño gran milagro pues Dios escucho la peticion de nuestros corazones …. y estoy muy feliz de que todo lo que he hecho junto con mi esposo ha sido planeado….

    Reply

    • Diana Baby Mink
      feb 26, 2016 @ 09:48:50

      ¡Hola Jessica! <3 ¡Wow, qué increíble historia! Me emocioné mucho, no cabe duda que el instinto materno es el más fuerte de los sentidos. A mí me pasó algo similar con el parto, todo iba bien hasta que tuvieron que hacerme cesárea. En las próximas entradas les platicaré más sobre ese tema. Quedé fascinada con tu pequeño gran milagro, ¡qué bonita historia! :) Un saludo a tus bebitas y a tu familia, reciban muchas bendiciones.

      Reply

Comentar

*